miércoles, 20 de marzo de 2013

Dos monederos, dos estilos.

Hola de nuevo.

Hoy os escribo especialmente contenta, porque estos días he recibido muchos encargos y eso siempre me hace feliz. Y lo que me hace más feliz todavía es que esos encargos encanten a sus destinatarias… eso es… buffffffffffffffffffffff, no tengo palabras…

El otro día mi compi Maricrú, (sí, sí, ya lo sé, se escribe Maricruz, pero mis amigas y yo la llamamos así, sin “z” y con acento, mucho más simpático y exclusivo ;)… bueno a lo que iba, el otro día mi compi y amiga me comentaba que me vio marcharme de la oficina súper contenta, casi casi, dando saltitos, como hace mi pequeña Noa cuando vamos de paseo de la mano. Y tanta alegría se debía a que había entregado con gran éxito un monederito que me había dado algún que otro quebradero de cabeza. A priori, había de ser un simple monedero pequeño, en el que cupieran las tarjetas del trabajo y algunos billetes y monedas… pero a mí me gusta mucho mucho complicarme la vida  personalizar en todo lo que puedo el encargo que se me hace… y tenía muy claro el estilo de Esther… y sabía que no podía ser un “sencillo” monedero… tenía que ser algo más, algo… chic, vintage pero no clásico, elegante y a la vez práctico… hice varios diseños pero al final siempre volvía a la misma combinación… y éste ha sido el resultado:  






¡Bonito ¿no?. Me gusta tanto, PERO TANTO, como ha quedado, que éste es un modelo que sin duda repetiré, en el mismo formato o incluso más grande, en un bolso, (¿a juego?) o en una funda para ipad… la combinación del lino y de las telas estilo liberty es prodigiosa, al menos para mi gusto... y para mi gran satisfacción, también para el gusto de Esther, a quien le encantó.

Pero esto no es todo. Otra compañera, me encargó exactamente el mismo tipo de monedero, y con la misma finalidad, pero ella me concretó mucho más lo que deseaba… y se atrevió incluso a elegir la tela, y voilà:



Otro precioso monederito, de estilo completamente diferente pero divino también, con telitas japonesas de echino, una apuesta segura, única y duradera… ella también quedó muy contenta así que esta semana ha sido francamente motivadora. Perdonadme por la calidad de las fotos, están hechas con el móvil porque no tuve tiempo de otra cosa.


Y con esto y el recuerdo todavía reciente del acontecimiento del año, mi esperadísima feria de Sitges, os dejo por hoy, prometo nuevo post en menos de una semana.

Un beso

Su
Publicar un comentario