lunes, 25 de noviembre de 2013

Los Ghastlies atacan de nuevo (en forma de neceser)

Hace unos días Julia me dijo que tenía que hacer un regalo a una amiga enfermera, y que necesitaba un neceser grande donde pudiera guardar sus pinturitas y algunas otras herramientas propias del oficio. Se dio una vuelta por el blog y decidió que el estilo que más le gustaba era el neceser con boquilla metálica y a poder ser, con una tela a la que le tengo un amor especial: ya la conocéis, la habéis visto en mi blog aquí aquí... The Ghastlies, de A. Henry, que me tienen loca. Busqué la boquilla más grande que tenía, de unos 15-16 cm. y adapté el patrón para hacerlo lo más grande posible. Pero entonces vi que no tenía tela suficiente para hacer las dos caras exteriores del neceser... Así que pensé que haría la trasera en negro, y si lo veía soso, le añadiría alguna aplicación. Recorté un óvalo con la imagen de la niña Ghastlie, pero cuando tuve el neceser montado me pareció tan fantástico el efecto del negro con el mauve, que no necesitaba nada más... cualquier añadido hubiera enturbiado el resultado. No obstante, no descarto otro proyecto: un monedero todo negro con el camafeo delante, un poquito de puntilla negra... mmmm, esto sí que puede quedar chulo, pero lo veremos en otro capítulo. Hoy, la cosa ha quedado así: 



Como veis para el interior he utilizado una tela de la última colección de Anni Downs y para tapar los puntos de costura del cierre, esta vez en vez de piquillo he utilizado un mini pompon negro que le da un puntito gótico de lo más chic. 



En la última foto se aprecia el tamaño del neceser, comparándolo con mi iphone 4. De hecho es tan grande que creo que con una cinta negra bien mona haría perfectamente de bolsito.... 

Espero que os haya gustado. En breve, más. 

Besos y arriba, que el lunes ya se acaba. 

Su.  
Publicar un comentario