lunes, 22 de abril de 2013

¿Monederos o neceseres?

Hola a todos.

Hoy os traigo más fotos que texto, últimamente he recibido algunos encargos y en eso he ocupado buena parte de mi tiempo libre... en esto que os enseño y en algún otro que todavía no puedo mostrar ;)

En primer lugar, los monederos vintage, que han tenido mucho éxito entre las chicas de mi trabajo. He recibido encargos de amigas para amigas, de mamis para sus hijas...

Estos monederos o más bien neceseres (porque son grandecitos para usarlos de monedero), los hago utilizando diferentes estilos de telas para el exterior:

a) Con telas Tilda, una apuesta segura (ya sabéis que me chiflan)  






b) Con otras telas de colección, sin tanta flor pero igual de bonitas. De hecho, una de mis telas favoritas para este proyecto ya la habéis visto en el bolso zen, esa tela japonesa color chocolate tan divina (al menos para mi gusto)


c) Con telas japonesas de kimono, brutales, ¡me encantan!. Este monedero de la foto, se lo regalé a mi hermana con mucho gusto pero con dolor de corazón de que no me quedara tela suficiente para hacerme otro igual para mí... no es de perlas, como los otros, pero es bonito también :)


Y... como nunca me quedo nada de lo que hago... y estos monederos me encantan... y el otro día andaba un poco agobiada, pensé: "pues mira, hoy voy a coser para mí". Tenía en casa un fat quarter bundle divino de la muerte: Little apples, de Aneela Hoey (una de mis favoritas, junto con Anni Downs y Linette Anderson) al que hasta ahora no le había querido meter el cuter pensando en cómo lo iba a gastar... hasta el otro día... (ya os digo que estaba muy agobiada, lo sé, destrocé el bundle sólo por un fat pero no me arrepiento)... escogí el fat que más me gustaba y elegí el corte, es decir, hice lo que se llama "fussy cut", elegir un motivo del estampado aunque eso signifique cortar justo en el medio de la tela, y ras, cortadito en un plis plas. Luego busqué una tela que también me encantara para el interior, "mira, ésta es perfecta", una roja de estrellitas, (las estrellas, una de mis obsesiones patchworkeras), y empecé a coser... sólo me queda coserle la boquilla, que es como las otras, de perlas gordas, pero ROJAS, bufffffffffffffff, no sé qué más puedo decir, la combinación es divina. No os pongo fotos, porque quiero que lo veáis acabado, pero juro coserle la boquilla en cuanto pueda y editar el post para que lo podáis ver lo antes posible.

Edito: Aquí lo podéis ver.

Y bueno, con esto os dejo por hoy. No tardaré en escribir de nuevo porque quiero enseñaros más cositas.
¡Que tengáis una feliz semana!
Su

martes, 2 de abril de 2013

Tutorial funda sencilla para el móvil

Hoy os voy a enseñar cómo hacer una funda sencilla para un iphone 4, aunque el procedimiento es el mismo para cualquier gadget y por lo tanto este tutorial lo podréis aplicar muchas veces, sólo tendréis que ajustar las medidas.




Lo primero es saber cuál es la medida final del producto que deseamos. En este caso, yo quería que mi funda tuviera unas dimensiones (interiores) aproximadas de 13x8 así que si tu móvil encaja, te ahorras este paso.
Cortaremos 3 piezas de 22x10 cm, una de la tela exterior, una de la interior, y otra de guata.

Ahora tenemos que cortar otras 3 piezas pero de 15x10 cm, una de cada ;)
A continuación pegamos las dos piezas de guata a las dos piezas de tela exterior. En este caso yo he utilizado guata termo adhesiva, la que se pega con la plancha, va muy bien, es finita y cómoda, te ahorras el espray adhesivo temporal, aunque también es cierto que no es barata... pero... ahora que nadie nos oye confesaré que como la textura que da la guata de algodón ... nada de nada....



Bueno, seguimos: Una vez tenemos la tela exterior enguatada (no hace falta acolchar) encararemos derecho contra derecho las dos piezas cortas, es decir, exterior e interior y coseremos a un cuarto de pulgada el lado superior. Asentamos la costura con la plancha, giramos y volvemos a planchar, y para dar un acabado más fino, es aconsejable pasar un pespunte muy cerquita de la costura, tal como veis en la última foto de este paso.






Si vais a utilizar velcro como método de cierre, ahora es el momento de coserlo. Si admitís un consejo, no utilicéis nunca el velcro autoadhesivo, coserlo es horrible. En cambio, el velcro normal agarradito con dos agujas, va la mar de bien.


Si vais a utilizar como método de cierre un imán no de los que se cosen, sino de los que tienen unas pestañas que se insertan en dos rajitas hechas previamente en la tela y que luego se chafan por detrás (siempre con un refuerzo, no os olvidéis), también debéis ponerlo ahora. Yo en este caso he utilizado un imán de los que se cosen, y que se pueden poner al final de todo el proceso.

Y ahora es muy muy fácil. Hemos de montar el siguiente sándwich:
·         Debajo del todo, la pieza larga del forro, con la cara buena hacia arriba.
·         Encima, la pieza corta ya preparada, con la cara buena hacia arriba
·         Encima del todo, la pieza larga de la tela exterior con la cara buena hacia abajo.





Sujetamos con agujas de cabeza plana. INCISO: nunca os dé pereza colocar muchas agujas, os aseguro que da mucha más rabia descoser una pieza ya cosida y girada si descubres que sus diferentes se han movido y han quedado torcidas (lo sé porque una vez le pasó a una amiga mía, en serio :P)...




Cosemos por todo el contorno (si coséis a 1/4" la funda quedará un pelín más holgada, y si coséis a pata española, o sea, a 1 cm., la funda quedará más apretadita), dejando únicamente un gap de unos centímetros en uno de los lados de la solapa, para dar la vuelta. Yo elijo un trocito entre la esquina y la parte de unión con la pieza delantera (mirar la segunda foto de arriba). Y os preguntaréis, ¿y por qué tengo que dejar el agujero ahí, precisamente? Pues porque es más fácil coser luego esa parte, porque es más fina que la parte inferior de la funda, que tiene tres capas de tela y dos de guata.
Bien, vamos avanzando. Ahora recortaremos un poquito las esquinas, y la volvemos del derecho sacándola por el agujero que hemos dejado sin coser. Sacamos bien las esquinas y planchamos.





Y para finalizar, lo único que tenemos que hacer es cerrar el pequeño gap a punto escondido y coser el imán, si, como yo, lo dejasteis para el final. Y ya tenéis vuestra fundita terminada.




Por supuesto esta funda es muy mejorable, por eso se llama funda sencilla... se le pueden añadir etiquetas, pequeñas tiras de las que colgar un mosquetón y un asa larga para colgar del cuello, etc... pero eso lo veremos en otro capítulo. Así que queda aquí prometido por escrito que otro día (pronto) os preparo otro tutorial de funda, esta vez lo haremos sin solapa y con botón forrado y goma, así podéis escoger qué método os gusta más. Yo, personalmente, prefiero esta última versión, pero como digo, esto lo veremos otro día... sin embargo... ahí va un adelanto ;D






Bueno, y si alguien se anima a hacer una funda para su móvil siguiendo este tutorial y me quiere mandar una foto, estaré encantada de compartirla.

Un abrazo a todos y hasta pronto.

Su

EDITO: Si a alguien le apetece ver una variante del cierre de esta funda, podéis visitar mi entrada "Tutorial funda sencilla para el móvil II". Un besote