miércoles, 2 de abril de 2014

Sitges, kits (advertencia) y monederos

Hola compis costureras. 

¿Todavía con la resaca de la Feria Internacional de Patchwork de Sitges? Hace tan poco y sin embargo, con la rutina de nuestra vida diaria, ¡qué lejos parece! ¿verdad?. Al final del post os enseño las cositas que yo compré allí.

Respecto a mis compras, no me extenderé mucho pero sí quiero hacer alguna anotación. Cuidado con los kits que se ponen a la venta. Por desgracia, no todos reúnen los requisitos mínimos aceptables para considerarse un kit. Yo creo que cuando se vende un kit (y no entro en el precio), éste debería incluir foto del producto acabado (como mínimo), patrón/es, y unas instrucciones lo suficientemente claras y detalladas para que cualquier persona, incluso alguien que nunca haya cosido antes ese producto, sea capaz de entenderlas, seguirlas paso a paso y finalizar con éxito la costura de que se trate. Ojo, no hablo de precio, sino de las explicaciones. Estoy segura de que cuando un kit no incluye unas instrucciones completas e inteligibles para todo el mundo, no se debe a la mala fe de la persona que las ha redactado. Sin embargo también pienso que cuando se gana dinero con esas instrucciones, ciertos grados de dejadez en su redacción son absolutamente inaceptables y merecen una reflexión. Yo compré uno de esos kits, concretamente uno de monedero/bolsito con boquilla metálica de los tantos que publico en el blog… Me gustó la boquilla, me gustaron las telitas y pensé que el patrón era mono. Confié. Y me sentí estafada. Por suerte, los monederos los tengo más que superados, y no necesito las instrucciones para montarlo. Pero pienso en todas las chicas que habrán comprado ese mismo kit pensando: “voy a coser mi primer monedero/bolso de boquilla” y se habrán (perdonad la expresión) cagado en todo cuando, como yo, hayan abierto el paquetito y visto el texto escrito allí. No voy a dar el nombre de la tienda, esto no; yo contactaré con ella por privado, como mínimo, para expresarle mi malestar. Pero sí que os diré que a partir de ahora, quizá pida que me dejen echar una ligera ojeada a las instrucciones antes de comprar según que kit en una feria… porque de la misma manera que no todo el mundo está capacitado para dar clases, tampoco todo el mundo tiene la profesionalidad necesaria para ponerse a vender kits que ofenden la inteligencia, y que por supuesto, no son de ninguna de mis tiendas favoritas (a buen entendedor...). Y ahí lo dejo. Si también os ha pasado y os sentís perdidas en algún momento con un patrón similar, lo primero, contactad con la tienda, pero si queréis, podéis escribirme para consultar alguna duda con las instrucciones por privado, que yo miraré de ayudaros. 

Y después de esta tremenda parrafada, os enseño mis últimos monederitos que no incluyen el que ha originado motivo de mi enfado, entre ellos una novedad: el de boquilla doble, un gran descubrimiento.







 

 

  


Y ahora mis compras de Sitges: 



   
   
 

Un besazo y feliz día.

Su
Publicar un comentario