miércoles, 10 de junio de 2015

Probando nuevos monederos de boquilla: Otro "gordito"

Hola hola... 

IN-TEN-SI-VA ... no es felicidad total pero se parece bastante... tardes para coser (of course), para echar una partidilla de paddle con las amigas, para perrear un poquillo en el sofá después de comer... la jornada intensiva debería ser obligatoria en las empresas  no ya en verano, sino todo el año. Perder menos el tiempo en cafés de bar o de pasillo, comer en 30 minutos, emplear el tiempo justo en las reuniones o en las llamadas de teléfono para ser todos más eficientes y marcharse a casa mucho antes, o al gimnasio, o al cine, o de compras, da igual... TENER TIEMPO LIBRE. La mayoría estaríamos más motivados en el trabajo y seríamos un poquito más felices... Yo no me quejo, al menos puedo disfrutar de la jornada intensiva hasta finales de septiembre, que no es poco. 

Hoy entrada cortita para deciros que estoy dando una vuelta al tema monederos. De momento os enseño uno que nunca había hecho antes, aunque lo repetiré cambiando algún procedimiento porque haciéndolo a la manera habitual me costó mucho encajarlo en la boquilla. Se trata de un nuevo "gordito", terminología acuñada por mi amiga Sara, que sirve para caracterizar a los monederos mucho más grandes-gordos y esponjosos que lo que sería normal para la talla de su boquilla ;). A mí me gustan así, cuanto más "gorditos" mejor. 



 



 

Ya estoy pensando en otro modelo. A ver si lo puedo testear pronto y os lo enseño también.

Que acabéis de pasar una buena semana. 

Un besazo.

Susana 
Publicar un comentario