miércoles, 2 de septiembre de 2015

Quilt para una princesa

Hola, ¿qué tal estáis? ¿Ha ido bien el veranito? Yo ya de vuelta al trabajo, por suerte aún, en horario reducido, así que habrá que aprovechar al máximo las pocas tardes libres que me quedan.

Hoy os traigo un quilt para mi princesa que he terminado hace tan sólo unos días, y que en el top incluye algunas telas que atesoraba desde que empecé a hacer patchwork: Muchas Tilda, que he ido comprando y apartando, algunas japonesas que compré hace mucho por Etsy, a Nanagracy, y otras que he ido comprando aquí y allá... todas bonitas, todas románticas, todas aprobadas por mi niña con entusiasmo. Para la trasera he utilizado una tela en marrón y rosa de la primera colección de Veronique Requena para Gütermann, de ancho ligeramente superior a las telas de patchwork habituales. Creo que los fabricantes deberían plantearse incluir por defecto algún estampado básico de cada colección en ancho especial, porque estas telas van muy bien para las traseras en las que no queremos complicaciones. Algunos ya lo hacen, como por ejemplo, Henry Glass, con las colecciones de Kim Diehl, (las podéis encontrar aquí), con un ancho extraordinaria de 270 cm, pero no siempre es así. 

En fin, veréis que mi quilt es muy sencillo, de cuadrados de 6", lo suficiente para lucir los estampados y poco más... pero es precioso, o a mí me lo parece... y lo más importante, a Noa también... Pese al tremendo bochorno en el que estamos inmersos todavía, cada noche se empeña en bajarlo al sofá  con la esperanza de notar fresquito y echárselo por encima. 

Esperemos que el otoño no se haga mucho de rogar. 












 



Algunas telitas más al detalle:













Un besote y feliz rentrée

Susana
Publicar un comentario