domingo, 18 de octubre de 2015

Mistery Quilt Authen-tic verano del 2015

Hola chicas.

Hoy tengo el placer de enseñaros mi último trabajo terminado, éste lleva mi nombre y apellidos, porque aunque aún no le he hecho la etiqueta, éste es para mí solita... Estaba tan ansiosa de acabarlo... de envolverme en él, de enseñárselo a mi familia, que si no lo acababa hoy reventaba. Se trata como sabéis del último mistery diseñado por Mar Sandoval para Authen-tic. Lo empezamos en verano, y aunque muchas chicas lo han mandado a acolchar por una profesional, yo he preferido hacerlo yo misma y sí, tiene muchos fallos, no es perfecto ni de lejos, pero a mí me encanta porque es tan bonito, y tiene un rollito tan country, que desde hoy lo nombro mi favorito.  

Respecto de la ejecución del quilt debo confesaros dos cosas: un error, y un añadido. El error, algo que su creadora habrá visto en el primer segundo y por el que le pido perdón, lo detecté cuando tenía ya todas las piezas cosidas entre sí, e incluso a otras, y era tantísimo el trabajo de arreglarlo que tuve que descartar esa posibilidad. Claro que no es exactamente igual que el original, pero como el quilt es para mí, a mí ya me sirve, y me encanta, me tiene loca. Y mi otra confesión es que una vez acabado el top me lo probé, sentadita en el sofá, que era para lo que yo había decidido destinarlo, y me quedaba un pelín justo de medida, así que como habían sobrado unos retalitos de tela monísimos y super bien conjuntados, decidí hacerle un segundo marco con dos fat quarters que la misma Mar me regaló una vez ;) y con los que sudé para que me llegaran, y unos sencillos cuadrados countries que otras chicas han convertido en un cojín, pero que yo preferí regalarle al top. "Ahora sí", me dije después de probármelo por segunda vez. Así que rebusqué en mi armario rojo de las telas, di con una combinación de marrones estupenda para la trasera, monté el sandwich y me lancé al acolchado. Lo bueno de este quilt es que aceptaba bastante doble arrastre, y eso facilitaba bastante la labor para mí. El acolchado libre era otro cantar. Como estaba absolutamente aterrorizada, monté un sandwich con los restos de unas telas lisas feuchas que tenía por ahí y "calenté" un poquito antes. Y cuando decidí que ya podía lanzarme, le metí mano al centro del quilt. Por favor no le déis mucho al zoom que veréis todos los fallos. Me hubiera gustado animarme a hacer eco a todo el motivo central, pero con la tensión que pasé sólo con la primera vuelta ya tuve bastante ;). Quizá la próxima vez vaya un poco más allá. 

Veréis, yo siempre digo que los trabajos a mano no suelen ser perfectos; los míos nunca lo son. Pero a mí me gustan con sus imperfecciones, especialmente por ellas, porque cada imperfección explica algo, construye la historia de ese quilt. Y estará feo que yo lo diga, pero a mí me gusta muchísimo como queda mi mistery, así, tal cual. Tal y como le dijo el Sr. Darcy a Bridget Jones: "Me gustas... tal como eres".

Y aquí os dejo a mi querido favorito. Espero que os guste. Un besazo y que la semana pase rapidito. 

Su






 



























Publicar un comentario