martes, 17 de noviembre de 2015

Perder el miedo al acolchado libre o free-motion quilting 2ª parte

Hola guap@s.

¿Os acordáis de mis pruebas de quilting? En la última foto del post os enseñaba el segundo sandwich de acolchado, el de las piedras (o su intento...). Pues bien, este sandwich ya sea ha converntido en "algo" concreto. A ver si os inspira para haceros algo similar.











Se trata de una especie de estuche doble gigante , de bolsillos transparentes, para llevar lo que queramos: El proyecto en curso, los últimos patrones, un libro que estemos leyendo... tiene una medida estupenda para llevar muchas cosas, aproximadamente un Din-A3. Esto viendo su interior, y bien cerrado, para no perder nada. Debo decir que me encantan los bolsillos de vinilo, se cosen de fábula con la pata adecuada, y el poder ver lo que hay dentro del estuche para mí lo hace superpráctico.

Estuve pensando en ponerle unos snaps o una cremallera por todo el contorno para cerrarlo una vez doblado, pero realmente no lo necesita, porque el vinilo contra el vinilo queda muy bien adherido y sujeto, no resbala y por lo tanto no pierde la forma en ningún momento, así que el estuche queda finiquitado. Una vez acabado, estoy segura de que, aunque feucho (como ya os expliqué, la elección de las telas fue intencionadamente desordenada)  lo voy a utilizar muchísimo :). 

Un besote!!

Su. 
Publicar un comentario